iPhone y Pr0n

Pornografía. También conocida como porno, pr0n, y aquello que Steve Jobs no quiere en el iPhone (y, ya pronto, en el iPad). En un correo electrónico escrito recientemente, Jobs ha hecho a saber la posición de Apple al respecto:

(Traducido del inglés) “… creemos que tenemos una responsabilidad moral de mantener pornografía fuera del iPhone.”

Y para rematar, concluyó que:

(Traducido del inglés) “Las personas que quieran porno pueden comprar un teléfono Android.”

Y no terminó ahí en igualar a su competidor con “pornofílicos”:

(Traducido del inglés) “Sabes, hay una tienda de porno para el Android. Puedes bajar nada menos que porno. Tu puedes bajar porno, tus hijos pueden bajar porno. Esa es una situación a la que no queremos llegar, así que no lo haremos.”

Disculpen el lenguaje, pero equiparar pornografía a inmoralidad es un ejercicio de estupidez. Y en este caso es aún peor, ya que se está utilizando como una estrategia de mercadotecnia negativa contra un competidor.

Se tiene un sistema de clasificación en la Tienda de iTunes para música, la cual es compatible con la protección parental del sistema operativo. Hay algo parecido en la Tienda de Apps, pero se ha utilizado de tal manera que cualquier cosa que tenga la posibilidad de conectarse a una página genérica de Internet se clasifica como “posible degenere”. Pareciera como si el Internet sólo fuera para pervertidos que les gusta ver personas en actos también pervertidos. Creo que el trabajo que Jobs tiene en Disney se le está subiendo a la cabeza.

Recordemos que es gracias a la pornografía que la mayoría de la tecnología existente se ha podido comercializar. Uno de los primeros videos en el iPod encontrados en el Internet fue un promocional para una página porno, legitimando el dudoso artefacto (algo que el mismo Jobs había mencionado antes que no iba a suceder: video en el iPod). Las cámaras de video comerciales y el sistema de VHS de antaño fueron también legitimadas por esos “pervertidos”. El servicio de películas de pay-per-view y de satélite comenzaron con películas porno. Y que no se diga de la cantidad de páginas de Internet que había disponibles en los inicios de la WWW, ganándole millones de dólares de beneficio monetario a los proveedores de Internet, sin lo cual probablemente no habría Internet en este momento ya que se hubiera considerado “mal negocio”. Fuente.

Para ser justos, la Tiende de Apps es propiedad de Apple y pueden hacer lo que quiera con ella. Apple no tiene ninguna obligación para con el consumidor de tener todo tipo de aplicaciones disponibles. Son sus líneas a seguir, no las mías. Aun así, sinceramente, han mostrado que sus líneas a seguir son, por falta de mejor palabra, bastante mochas, y es una manera idiota de dictar qué puedo y qué no puedo ver en mi iPhone.

De todas maneras, no me preocupo, si quiero ver pornografía en mi iPhone, Safari y la WWW están siempre omnipresentes. Ya veremos que tipo de infierno le espera a Apple cuando traten de censurar eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: