El iPad y Tú

Seguramente, lector, ha de estar bastante enterado de las noticias sobre el nuevo producto de Apple, el iPad. Hasta aquí, en Traumac, lo hemos ya platicado fervientemente. Me permito hacer algunas observaciones al respecto.

Iré al grano con la franqueza que creo me caracteriza: Steve Jobs hizo un error al comparar el iPad con una Netbook. La verdad de las cosas es que no lo es: no se le puede instalar software manualmente (a menos de que se pueda Jailbreak-ear, pero eso es otra historia), no se le puede conectar una impresora, no hace multitasking, y no tiene un sistema de archiveo consistente a través de aplicaciones.

Estoy de acuerdo que se necesita una alternativa al nicho de mercado que la Netbook está tratando de satisfacer. Independientemente de la opinión que se tenga de las Netbooks, siguen siendo “computadoras”; computadoras bastante chafas, sí, pero cumplen los requisitos que mencioné.

Yo veo el iPad tratando de satisfacer ese mismo nicho de mercado, pero de otra perspectiva. Veo al iPad siendo utilizado por estudiantes que no quieren traer todos sus libros en la mochila y tener todas sus notas en un sólo lugar; para artistas que se inspiran en momentos inoportunos, y no quieren traer consigo un cuaderno y todo su equipo de pintura; para técnicos que quieran añadir a una pantalla extra a las computadoras que están revisando, además de traer todas sus herramientas de diagnóstico de software; para complementar a la persona virtual en el espacio real.

Y ese es el nicho que la Netbook quiere también satisfacer, pero no ha podido, ya que su solución, por querer mantenerse conocida, en realidad es barata e incómoda para utilizar. El iPad lo podría satisfacer, pero no todavía. Un claro ejemplo es el de poder utilizarla en una videoconferencia (algo que hasta el iPhone puede hacer), pero la falta de cámara lo hace imposible.

La potencialidad del iPad es de impresionarse. El procesador que utiliza va a elevar al sector tecnológico móvil al uso universal, la belleza del producto empujará diseños de tabletas a ser atractivas al usuario (como lo hizo el iPhone para los celulares), y la simplicidad de su sistema atraerá a usuarios a que verdaderamente la utilicen. Pero, todavía no, y menos aún si la siguen nombrando como algo que no es, una “computadora”.

El iPad es un “dispositivo” que se acomodará a tu vida virtual, y satisfará tus necesidades cibernéticas. En este momento, Apple está poniendo las bases para su crecimiento, y no me sorprendería que otros productos salgan de esto. Lo hizo con el Cube (el cual predeció a la Mac Mini), con el Newton (el primer PDA de Apple, predecesor ochentero del iPhone), con la Air (diseño que fue después integrado a la MacBook Pro), y todas las líneas del iPod. Seguramente HP, IBM y Dell se están preguntando por qué todos sus productos con touchscreen no han tenido el pegue que podría tener el iPad. La respuesta es que Apple invirtió el tiempo y recursos para hacernos cómodos con esa tecnología con el iPhone y el iPod Touch, y no ha sido hasta ahorita que el mercado está listo para eso. Y así es como funciona Apple: mete un producto al mercado con intenciones vagas, ve qué sucede, y trabaja a partir de eso.

Desgraciadamente, fue demasiado agresivo el ataque contra la Netbook como solución barata para el nicho de mercado que quieren satisfacer. La iPad no es una Netbook, y sería un gran error el que la quieran convertir en una.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: